miércoles, 23 de julio de 2014

partícula en suspenso



Sally Mann




KREISAU, PAJARERA DE NIEBLA

de forma estricta me tienes noviembre
en pecho blanco denso como niebla

qué digo pecho caja desastrada
jardín bagatelas de bruma en jaula

pájaro viejo ahí en la varita
mitad nieve mitad vuelo de encaje

cómo me tomaste cómo llegué al valle
cómo me atemorizas por los robles

tu aliento grita en la alameda trenza
húmedas redes forja un laberinto

y medio ciega en tu acostillada luz
estoy mareada amado como si ya hubieras

tejido para siempre reja enmohecida en torno
al pájaro tu corazón partícula en suspenso


Fronteras del lenguaje, Uljana Wolf
Traducción de Vladimir García Morales
La Bella Varsovia, 2011




viernes, 11 de julio de 2014

gripe

 
Françoise Huguier




THE PULL

As the flu goes on, I get thinner and thinner
all winter, till my weight dips
to my college weight, and then drops below it,
drifts down through high school, and then
down into junior high,
down through the first blood,
heading for my childhood weight,
birth weight, conception. When I see myself naked
in the mirror, I see I am flirting with my father,
his cadaver the only body this thin
I have seen—I am walking around like his corpse
risen up and moving again, we
laugh about it a lot, my dead
dad and I, I do love being like him,
feeling my big joints slide
under the loose skin. My friends don’t
think it’s funny, this cake-walk
of the skeletons, and I can’t explain it—
I wanted to lie down with him,
on the couch where he lay unconscious at night
and there on his death-bed, let myself down
beside him, and then, with my will, lift us both
up. Or maybe just lie with him
and never get up. Now that his dense
bones are in my ground, I am bringing
my body down. I’m not sure
how he felt about my life. Only twice
did he urge me to live—when the loop of his seed
roped me and drew me over into matter;
and once when I had the flu and he brought me
ten tiny Pyrex bowls
with ten leftlovers down in the bottoms.
But when, in the last weeks of his life,
he let me feed him—slip de the spoon
of heavy cream into his mouth
and pull it out through his closed lips,
I felt the suction of his tongue, his palate, his
head, his body, his death pulling at my hand.



HALÁNDOME DE LA MANO

Adelgazo todo el invierno a medida que avanza la gripe
hasta que mi peso llega al de la universidad,
luego cae aún más, alcanza la secundaria
y va más allá, hasta la primera sangre,
apunta al de mi niñez, nacimiento, concepción.
Me veo desnuda en el espejo y descubro
que coqueteo con mi padre:
el único cuerpo que vi así de flaco fue su cadáver.
Camino como si fuera él resucitado
moviéndose otra vez, y nos reímos mucho los dos,
mi padre muerto y yo. Me encanta ser como él,
sentir mis articulaciones grandes deslizarse
bajo la piel tan suelta. Mis amigos
no ven la diversión, este baile
de esqueletos que tampoco yo logro explicar.
Hubiera querido echarme
en el sofá donde yacía borracho todas las noches,
a su lado en el lecho de muerte, para después,
con mi voluntad, levantarnos a los dos.
O quizá yacer con él y no levantarme más.
Ahora que sus huesos están en la tierra,
llevo mi cuerpo hacia abajo. No sé
qué sentía en relación a mi vida. Dos veces apenas
me instó a vivir: cuando su semilla
me enlazó arrastrándome hacia la materia;
y una vez cuando estuve con gripe y me trajo
diez cuenquitos pirex
con diez sobras en el fondo.
Pero cuando, durante sus últimas semanas de vida,
me dejaba alimentarlo—deslizar la cuchara
en su boca y sacarla entre sus labios cerrados—
yo sentía la succión de su lengua, su paladar, su cabeza,
su cuerpo, su muerte halándome de la mano.


Sharon Olds, El padre. Bartleby Ediciones.

Traducción de Mori Ponsowy



jueves, 26 de junio de 2014

el mapa interior


wendy marchbanks



un sueño en el que el aire se concentra a mi alrededor con un espesor de partículas azules vibrando a toda velocidad
en algunas zonas del sueño, el aire es un tejido de hilos que no dejan de crecer, se tensa o se relaja el entramado generando la sensación de un ser vivo que respira
de vez en cuando surgen cercos con formas vagamente ovoides, son zonas donde los hilos se adensan hasta casi desaparecer, donde el aire es irrespirable: mi pensamiento terco
a veces aparecen de pronto un árbol negro o una brújula o un caballo de dos cabezas: las huellas de tu paso





miércoles, 18 de junio de 2014

inundaciones


Hengki Koentjoro




MI AMIGO JHON CLAUDIO -MICROBIÓLOGO, BAILARÍN PROFESIONAL DE CUMBIA Y LUCHADOR AMATEUR DE JUDO- ME MANDA UN EMAIL SIN PERCATARSE DE QUE ACABA DE ESCRIBIR UN POEMA CHINO



Sigo en Batán.
Pasaron las inundaciones.
Me mudé a otra choza
donde lo único que hay
es un mapa y una silla.
Estoy esperando que lleguen los pájaros
al comedero que puse en el patio.




Jeymer Gamboa, Nuestra película de las vacaciones. Ediciones Liliputienses, 2014




lunes, 2 de junio de 2014

experimento


Katia Chauseva



todo comenzó a descomponerse, y es cierto, al final no lograba controlar la tensión, las mandíbulas apretadas como si pudiera masticar todas esas plantas aromáticas a mi alrededor, quizá lo deseaba, sí, la retama el tomillo el tallo de sol que me ciega, creí desmayarme al recogerlas, me dije intenta solamente observar el lento devenir alrededor, aspirar el polvo de la invisibilidad

pero nada hay más veloz que las metamorfosis del tiempo y del espacio en torno a mí, esos paisajes gesticulando como monstruos, su persecución infinita, las horas amontonándose grumosas

a esa sucesión de lugares la llamaron hilo de tiempo hilo de voz hilo de algo a punto de agotarse, una huida inútil donde siempre los otros reaparecen, yo transportaba un saco con plantitas, los espacios eran: estrechos vagones subterráneos cargados animales moribundos, un cuarto desnudo lleno de extintores, la calle de las carnicerías, un tubérculo de pasillos y escaleras que crecen y se entrelazan y se taponan, el jardín de las plantas salvajes, un piso sin ventilar lleno de sábanas amontonadas, postigos cerrados por el miedo a la luz y a la falta de luz, nuestras salas de experimentación


al cabo de los días el olor del cilantro pudriéndose atrajo la atención de los vecinos, quisimos encerrarnos con las plantas, en la cocina había un cazo con agua hirviendo, no lográbamos interesarnos por nada más, era de noche y sólo se veía la luz de la nevera vacía, era tan hermoso, pero entraron, no pudimos evitarlo, lo destruyeron todo



jueves, 15 de mayo de 2014

perséfone


Louise Bourgeois




tortugas
marrón y coágulo desciende

                   perséfone
                   mira niño a trocitos muriendo
                   de sí



    
   o

   tan fácil
       /niñomedusa/
   como sacarte fue seguir



lola nieto, alambres, kriller71 ediciones



viernes, 11 de abril de 2014

penélope


ren hang


estar aquí sentada solamente moviendo los hilos activando el mecanismo
del telar no mirar nunca el resultado esperar perseverar aceptar
a fin de cuentas no es nada personal
tampoco esta carta
tampoco mi dedos deformándose

la distancia se abre como un pasillo azul
no hay manera de hilar la seda del silencio


*


a veces me hablaba en sueños
es inútil
hace mucho que estoy lejos de
cualquier lugar

otro día me preguntó qué ocurre si
en los pasillos erróneos encuentro bombillas de colores
y en los otros no


¿de veras tengo que volver?




lunes, 31 de marzo de 2014

estampida


León Levinstein



Una estampida de pequeñas locas hacia los baños.
Por qué
no aprendieron
en su día
a contener fluidos en la tráquea.


Yasmín C. Moreno, El beneficio de la enfermedad
(Ártese quien pueda, 2013)



lunes, 24 de marzo de 2014

la ciudad vertedero


Brett Weston



la ciudad generaba un entramado cada vez
más espeso
fluidos que se solidificaban
atravesábamos los hilos transparentes después
los hilos fríos

no pasaba nada en apariencia pero muy
pronto se sentía el
desnivel
una densidad de luz distinta para cada

estrato



sábado, 8 de marzo de 2014

el kimono

Takaki Hashimoto



El kimono

Al regresar del callejón de los amantes
mi cabello estaba blanco como la nieve.
Alegría, incomprensión, dolor
habían pasado por mi vida como las estaciones.
De cómo llegué a casa
medio muerto y helado, tal vez lo sepas.

Ocultas una sonrisa y citas un texto:
Los deseos insatisfechos
persisten de una vida a la siguiente.
Hace tiempo nos apartamos de los hogares
que nos acogieron, hace tiempo eran marcas
sobre un plano de “orgullo abrasador”.

Tiempo sin cordura, el brillo de la burbuja
sobre el nivel carbonizado anuncia
la vuelta de abril. Un fulgor repentino…
Sigue hablando mientras me convierto en
el diseño de un arroyo
bordeado por juncos blancos sobre azul.


James Merrill, Divinas comedias. Vaso Roto, 2013.
Versión de Jeannette L. Clariond y Andrés Catalán



The Kimono

When I returned from lovers' lane
My hair was white as snow.
Joy, incomprehension, pain
I'd seen like seasons come and go.
How I got home again
Frozen half dead, perhaps you know.

You hide a smile and quote a text:
Desires ungratified
Persist from one life to the next.
Hearths we strip ourselves beside
Long, long ago were x'd
On blueprints of "consuming pride."

Times out of mind, the bubble-gleam
To our charred level drew
April back. A sudden beam . . .
--Keep talking while I change into
The pattern of a stream

Bordered with rushes white on blue.