sábado, 5 de mayo de 2012

Animalitos inexpresivos

Cuno Amiet



Leí "Animalitos inexpresivos" de David Foster Wallace y esto se me prendió en los ojos:




El Pacífico es de color lila a esa hora de la mañana.
Estaba totalmente ensimismado pero era muy inteligente. Podía mirar la misma cosa durante horas sin aburrirse.
_¿Qué es agosto?
El sol sube. La sangre se retira del agua azul.
El dedo de Faye sabe a humo y a sal.

El público del estudio se transfigura al ver cómo la cara de Julie Smith se arruga como un kleenex en el bolsillo y rompe a llorar en silencio. Las lágrimas bajan por los arabescos de sus pómulos y caen sobre el micrófono, donde por alguna razón producen un leve susurro.

Aunque todavía esconde la cabeza debajo del brazo cuando hay tensión.

Va casi rapada. A veces parece un vampiro.
Era como si el neón estuviera vivo. Como si le latiera el corazón. Qué chica tan rara. Tiene algo muy extraño. Cuando sonreía todo se volvía muy brillante, demasiado nítido.
Julie es simplemente incapaz de responder a las preguntas sobre animales.

No crea usted que pasa un solo día

Di que el único sentido que tiene el amor es intentar meter los dedos por los agujeros de la máscara del amante.
_No, eres deliciosamente feliz. Pero no queda mucho de ti, en ese momento te sientes casi colmada.
_Siento algo horrible cuando me mira a través de la ventana.
_Te enamoras de un hombre _dice Julie_ que insiste en que solo puede quererte cuando estás de pie en el centro exacto de la habitación.

Mañana habrá montañas de preguntas enteras sobre animales.
Diles que todavía hoy no puedes soportar a los animales, porque las caras de los animales no tienen ninguna expresión.
Y luego diles que miren de cerca las caras de los hombres. Diles que se detengan un instante y miren la cara de un hombre. La cara de un hombre está totalmente vacía.

Todo el tiempo estábamos buscando algo obvio.




*El texto en su integridad está sacado de ese cuento (traducción de Javier Calvo), sólo he hecho un pequeño collage.




6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Creo que era uno de los cuentos más inquietantes que había en La niña del pelo raro, no sólo por los personajes sino también por la estructura. Me lo pasé genial con este pequeño juego, y traté de mantener la sensación inquietante que se prolonga durante todo el relato.
      Otra curiosidad: leí que Foster Wallace utilizó fragmentos de un poema de Ashbery para escribir el cuento. Lectura recomendada sin duda! :)

      Eliminar
  2. Los corazones están más vacíos que las caras.
    Dan miedo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Los hombres sin rostro se nutren de sombras, pero no las hallarán en usted, que cada día aparece más esbelta y apenas proyecta ninguna. Amiga mía, toda usted es un intrigante resplandor y uno casi no se atreve a leerla por miedo a terminar torrefacto. BC.W.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, qué alegría volver a recibirle por aquí y leer palabras tan gentiles, me malacostumbra usted :)
      Sin embargo, lo que más echo de menos es encontrarme con alguna otra iniciativa literaria suya, le seguía con auténtica expectación...

      Eliminar