miércoles, 14 de marzo de 2012

Lotófagos





y el que de ellos comía el dulce
fruto del loto ya no quería volver
a informarnos ni regresar, sino que
prefería quedarse allí con los Lotófagos
arrancando loto, y olvidarse del regreso

Odisea, Canto IX

Homero

6 comentarios:

  1. Navegamos limpios como un loto perpetuo.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasa con las patatas bravas.
    Soy un patatobravófago de cuidado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El dulce fruto que bendecía con el olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La memoria es tan traidora que nos vuelve amarga la lengua.

      Eliminar