miércoles, 10 de agosto de 2011

Cuando la noche se vuelve aguja


Es precisamente entonces

cuando la noche

se vuelve aguja


las palabras como hordas

furiosas

me asaltan me empujan

me abren


contra el blanco muro de silencio:


tu nombre.


[Imagen: Arrival, Kris Lewis]

10 comentarios:

  1. Esas noches son terribles, las palabras nos invaden como un ejército de hormigas y no nos dejan descansar.

    ResponderEliminar
  2. Y toda esa tensión choca de golpe con la imposibilidad más serena...

    ResponderEliminar
  3. me encantó!! hacía tiempo que no pasaba por aquí

    besos

    ResponderEliminar
  4. ... cuánto me alegra que os haya gustado!
    besos, besos, besos :)

    ResponderEliminar
  5. Qué bien encuentras las palabras, Anouk. Te admiro mucho, para mí eres la encarnación de la literatura, y, aunque siempre ando escaso de poesía, sé que habiéndomela leído toda seguiría disfrutando de tus poemas.

    ResponderEliminar
  6. yo entiendo y comparto, mucho, eso.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la fatalidad del poema.
    El no poder resistirse a la atracción de ese muro aunque duela cada noche.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ethos, qué lindo comentario, me alegro mucho de que te guste lo que lees por aquí :)

    Aina, por lo que voy leyendo de tu blog, que cada día me engancha más, no me cabe duda de que lo entiendes y compartes...

    Toro, es justo eso lo que a mí me interesaba también, esa inexplicable persistencia contra el muro y el silencio y la madrugada.

    Besos a todos, me aportan mucho vuestras lecturas :)

    ResponderEliminar