viernes, 17 de junio de 2011

Huella





Tú tan lejano
pero cómo la invisible huella
de tus dedos
ha enhebrado con un hilo de fuego
todos mis senderos
todos mis instantes



[Imagen: Trazos negros enroscados, F. Kupka, 1912-1913]

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Qué bien que os guste... mil gracias a los tres por comentar :)

    Ethos...ahora me quedo intrigada por lo que ponía en tu comentario!

    Como dices, George, "todos mis abrazos" también para vosotros...

    ResponderEliminar
  3. te tiene atrapada Anouk! Será Spiderman? ;)

    se nota que es una trampa consentida. Beso

    ResponderEliminar
  4. El corazón es un músculo que no sabe de esperas.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a los cuatro por escribir, me ha dado alegría ver todos vuestros comentarios de repente! :)

    Emma, yo siempre me acabo atrapando sola, me parece... ^^

    Toro, no sé si se puede llamar milagro, yo lo vivo como algo subterráneo, o como un híbrido entre epifanía y pozo :)

    Charcos, me alegra que te guste, gracias por tus comentarios, pequeñas huellas inesperadas ;)

    Sarco, bienvenido, estoy completamente de acuerdo contigo!

    Abrazos a todos :)

    ResponderEliminar
  6. ¡qué belleza la imagen que nace de tus palabras!

    un placer leerte
    ¡gracias!

    ResponderEliminar
  7. Qué bien que te guste! :D
    Un beso!

    ResponderEliminar