miércoles, 27 de febrero de 2013

imagen erosionada


Dino Valls



aparece una imagen
que recuerda a un icono bizantino, los colores están
desteñidos y raspados
la erosión ha borrado a medias los ojos que
miraban fijo ha partido los labios la delgada boca cerrada ha
desencajado las facciones
se ve que es el rostro de una mujer todavía se aprecia
el ribete rojo destacando al borde del velo
azul cobalto enmarcando la cara y la garganta oscurecida
esa piel tan tenue

no está el cuerpo

su cuerpo se desvaneció sobre una duna de polvo
abrasado siempre envuelto en telas de colores tersos vivos el cuerpo
desapareció se descompuso casi al instante
como un fruto quemado por el
sol

el rostro no
la palidez de la piedra se desmorona despacio aguanta las grietas
componen el intrincado mapa del tiempo resaltan algunas conexiones
no evidentes pero hermosas agotadas

un soplo se desliza suavemente por todas las vidas de la vejez



5 comentarios:

  1. La belleza de los iconos subsiste hasta más allá de la desintegración.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo el poema para esta imagen erosionada de la foto.

    De verdad , enhorabuena.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la partición de los versos, el ritmo que marca el poema. Y el poema en sí, claro.

    Un beso.

    Gio.

    ResponderEliminar
  4. Y en ese desierto de dunas, ondula el sol abrasador sus rayos. Mas el cobalto de la piedra perdura y la mirada coralina filtra todo su poder.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la compañía, la lectura y las palabras :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar