sábado, 19 de noviembre de 2011

Encomienda


Los amantes, Egon Schiele



No sé qué apetencias oscuras
hay en su cuerpo, señora,
encerradas en carnes blancas,
señora.
Para que de pronto, su ansiedad estalle
como granada abierta
(de grandes labios rojos)

        Me hago cargo, señora,
me hago cargo:
la monto  la manto  la palpo  la sobo
la beso  la calco  la solapo
y usted bala como bovina
usted ruge como marabunta
usted piafa como yegua de raza
usted resopla como marsopa
usted finalmente acaba
a caballo
y yo acabo.


Cristina Peri Rossi

4 comentarios:

  1. Atiendo mucho al sonido de las palabras. Un poema es como un instrumento emitiendo música, para mí, mucho más que ideas, conceptos, métricas, etc...Es el latido interno de las palabras. Y los versos "usted resopla como una marsopa" "y usted bala como una bovina" lo tienen.

    Buen poema.

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía.
    Excelente poema.

    Que bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar